Presentación


Con la edición digital de la revista Ciencia. Revista hispano-americana de Ciencias puras y aplicadas (1940-1975) queremos poner a disposición de los investigadores españoles y extranjeros una de las principales fuentes históricas del exilio científico: la revista que se publicó en México desde el inicio del exilio hasta la muerte del general Franco, y que sirvió de seña de identidad de la comunidad científica republicana en el exilio. Se trata de una revista cuya edición completa resulta difícilmente accesible en las bibliotecas españolas, donde dejó de llegar al poco tiempo de empezar a publicarse por razones de censura. Gracias a la labor de recopilación del profesor de la Universidad de Extremadura José M. Cobos hemos podido completar una colección completa, a partir de la cual realizar el proceso técnico de digitalización.

La edición digital de la revista constituye un elemento esencial del programa conmemorativo El Exilio Científico Republicano. Un balance histórico 70 años después, que tuvimos ocasión de celebrar en el Instituto de Historia de la Medicina y de la Ciencia, López Piñero (Universitat de València-.CSIC) a partir de noviembre de 2009. Se inició con un congreso internacional que ha dado origen a una monografía colectiva, y una exposición sobre Científics de l’Exili que ha estado abierta al público en Valencia hasta finales de mayo de 2010. La edición de la revista Ciencia. Revista hispano-americana de Ciencias puras y aplicadas (1940-1975) pone el colofón a esos actos de reivindicación de la importancia histórica de aquella generación de científicos españoles.

Como presidente del comité organizador y editor de la revista quiero agradecer el esfuerzo y la colaboración de las instituciones que hicieron posible ese conjunto de actos. Ha sido particularmente destacable la colaboración de la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, organismo vinculado a la Presidencia del Gobierno de España, a través de Elena Díaz, directora del área de proyectos. También hemos contado con la ayuda incondicional de la Universitat de València, particularmente de los Vice-Rectorados de Investigación y Cultura, del Ministerio de Ciencia e Innovación y de la Generalitat Valenciana. Para todos ellos, mi más sincera gratitud.

Josep Lluís Barona
Valencia, primavera de 2010

© Universitat de València